Que con la lectura de la sentencia de la citada Sentencia del Tribunal Supremo, este Letrado quiere hacer una interpretación, para que no se pueda generalizar, y se haga un mal uso de dichos argumentos jurídicos de forma generalista, debiendo estudiar el caso concreto.

En el Fallo de la citada sentencia expresa a grandes rasgos que los plazos de prescripción se tienen que aplicar lo que dispone en la Ley Estatal en detrimento a la Ley Autonómica, pero es un caso especial, porque la Ley Específica estatal que menciona dispone la causa, objeto y plazo de la reclamación, puesto que se trata  de una reclamación civil por daños por accidente de circulación, y dicha reclamación se basa en el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor. En dicho Texto Legal se establece tanto la reclamación contra el que fue el demandado (Consorcio Compensación de Seguros), como su plazo de prescripción, sin que haya una norma parecida en el derecho civil catalán, es decir, es lógico pensar que cuando en ese texto legal te da derecho a hacer la reclamación contra un ente, como es el Consorcio de Compensación de Seguros, y en esa norma jurídica también se establece el plazo para su reclamación, pues es más probable argumentar jurídicamente, que se debe aplicar la Ley especifica enfrente a la Ley general, y como no hay un respaldo legislativo en Cataluña sobre esta materia, pues debemos aplicar la prescripción establecida en esa Ley Específica, sea de aplicación o no de ámbito estatal.

En cambio, de forma hipotética y siguiendo los criterios jurisprudenciales marcados por el Tribunal Supremo, si en dicho RDL 8/2004, de 29 de Octubre, no hubiera establecido el plazo límite (plazo de prescripción) para reclamar, y se hubiera tenido que ir a lo dispuesto en el Código Civil Español, entonces, el argumento jurídico debería haber sido de otra forma, en aplicación del artículo 111-3 del Codi Civil de Catalunya (“El derecho civil de Cataluña tiene eficacia territorial…”), y del artículo 111-4 CCCat en el que establece que “las disposiciones de este Código constituyen el derecho común a Cataluña y se aplican supletoriamente a las otras leyes”, y finalmente en aplicación del artículo 111-5 CCCat (“Las disposiciones del derecho civil de Cataluña se aplican con preferencia a cualquier otra. El derecho supletorio solo rige en la medida que no se opone a las disposiciones del derecho civil de Cataluña o a los principios generales que le informan.”), es decir, se debería aplicar el Código Civil de Cataluña, porque es la norma aplicable en preferencia al Código Civil.

En conclusión, interpretando profesionalmente la Sentencia TS de fecha 06/09/2013, solo se aplicará la norma estatal en detrimento a la norma autonómica, si la Ley Estatal se trata de una ley especifica que no tiene su homónima en el derecho autonómico, y además en esta se establece el plazo para ejercer la consecuente reclamación, porque si se hubiera que recurrir a las normas generales del derecho civil como es el Código Civil, para determinar el plazo de reclamación, entonces se debería de aplicar la ley autonómica en detrimento al Código Civil.


Publicado: 7 de Abril de 2016